Sexting

Sexting

En estos días de confinamiento muchas personas ven limitado su contacto con los demás. Ya sea porque no tienen pareja estable o porque se han visto obligados a permanecer separados, no es motivo para que su vida sexual compartida se anule. Para ello, existe una nueva forma de vivir nuestra sexualidad propiciada por los avances tecnológicos, que puede ser muy satisfactoria si se usa adecuadamente. El sexting

Sexting (sex+texting = sexo+mensajes de texto) es un término que se refiere al envío de mensajes, fotos y vídeos sexuales (eróticos o pornográficos) por medio de teléfonos móviles y ordenadores.

Las personas intercambian material para: 

  • Seducir
  • Presumir
  • Por excitación 

Para un buen sexting es necesario:

  • Consentimiento: siempre será necesario que ambas partes den su consentimiento. NO es NO
  • Asertividad: implica una buena comunicación, sin prejuicios y sin obligaciones. Usaremos el “me gustaría que me mandarás” en lugar de “mándame”. Está implícita la posibilidad de decir que no en cualquier momento.
  • Placer. Con ello queremos disfrutar por lo que debemos practicarlo sólo si nos apetece. Es algo que debe fluir y salir natural.

Es para:

  • Disfrutar
  • Compartir
  • Intimar

Formas

  • Videollamada
  • Mensajes
  • Audios
  • Fotos: tendremos más cuidados, por ejemplo que no se vea la cara (lo explicaremos más adelante)
  • Llamadas 

Con quién hacemos el sexting

¿Con desconocidos? NO. Preferiblemente personas en quienes confiemos y que sepamos que no nos la van a jugar. Todo lo que haya en esa conversación debe quedar entre los 2.

Contras

Cuando compartes material sexual con otra persona, tenéis el control compartido del archivo, no solo depende de ti que ese archivo salga a la luz. 

Tenemos la posibilidad de ser víctimas de sextorsion o cyberbullying, la persona que ha recibido tus imágenes, las usa en tu contra para obtener algo a cambio o causarte un daño. 

Si enviamos ese material a terceras personas, aunque sea de forma inocente, estaremos infringiendo muchos artículos del código penal, agravándose aún más si nuestra pareja es menor de edad. También estaremos cometiendo un delito si somos menores de edad y compartimos un material propio en internet 

Estos delitos son:

  • Posesión de material pornografico infantil
  • Distribución de pornografia infantil
  • Delito contra la intimidad y derecho a la propia imagen

Hay que pensarselo bien a la hora de compartir una imagen que no sea tuya.

Sabiendo esto, no es necesario dejar de hacer sexting si es algo que te gusta. 

Tips para disfrutarlo de forma segura

  • No muestres tu rostro ni ningún rasgo que pueda identificarte
  • No sextees con alguien con quien no tengas confianza
  • Asegurate de que la persona borra ese material tras verlo y haz tú lo mismo con lo que te envíen
  • Utiliza aplicaciones seguras, por ejemplo Telegram, que tiene chat seguros, los mensajes se destruyen y están encriptados, y además te alertan de si la persona ha hecho captura de pantalla. 
  • Recuerda que lo que publiques en internet nunca se va a borrar, es irrecuperable y se estaca de nuestro control. Debemos pensar 2 veces qué compartimos. 

Para finalizar os dejo un artículo que compartí en mi página de Facebook, Psique Sana. Psicología, sexología y pareja sobre el sexting.

Si te ha gustado esta entrada: escribe tus comentarios, compártela en tus RRSS, sígueme en Facebook, Instagram (@psiquesanahuelva) y en Youtube (Psique Sana)

Estudié en el Campus del Carmen en la Universidad de Huelva y terminé mis estudios en 2010. Me especialicé ese mismo año en Sexología y Educación Sexual. Hice prácticas desde 2008 hasta 2011 en el Instituto de Salud Vidacer Huelva, y el 2012 decidí abrir mi propia consulta. Desde entonces han pasado muchas personas y muchas vidas por delante de mi. La experiencia con todas esas personas han hecho que me haya formado y siga haciéndolo en diferentes disciplinas: psicología deportiva, yoga, reiki, flores de bach, sicodrama y sicodanza, intervención en emergencia y desastres, etc. Hoy puedo decir que ese vínculo que surgió entre la psicología y yo en 2001 sigue presente y se va haciendo más fuerte cuanto más aprendo y trabajo con personas, etc.