Aceptar elogios de forma asertiva

Aceptar elogios de forma asertiva

Aceptar con naturalidad los elogios que nos hagan los demás es también una parte de las habilidades sociales y de la asertividad.

Cuando nos acostumbramos a elogiar y mostrar aprecio a las personas que nos rodean, suelen establecerse mejores relaciones. Para que los demás se sientan bien al hacernos elogios y sigan haciéndonoslos conviene escucharlos con agrado, sin ignorarlos ni negarlos y sin mostrarnos incómodos al recibirlos.

Consejos para responder a los elogios de forma asertiva:

  • Cuando te hacen un elogio, la respuesta más adecuada es dar alguna muestra de reconocimiento, agradecerlo, sonreír, etc.
  • Si te lo hacen junto a una pregunta, bastará con que des las gracias y pases a responder la pregunta.
  • Si el elogio es directo, lo correcto es que mires a los ojos, des las gracias, y en ocasiones, digas cómo te sientes al recibirlo.
  • Procura no desvalorizar o negar el elogio porque el otro podría sentirse rechazado. Aunque no estés de acuerdo, conviene reconocer que la otra persona puede verlo así.
  • En caso de no estar de acuerdo con el elogio recibido, puedes responder amablemente: «Gracias, se ve que me miras con buenos ojos», o similar.

Cuando una persona tiene dificultad para hacer o recibir elogios suele deberse a que mantiene ciertos pensamientos irracionales al respecto. Te mostramos algunos de esos pensamientos:

  • No debo hacer elogios porque ellos ya saben cuándo han hecho algo bien y notarán lo que pienso
  • Me siento raro haciendo cumplidos
  • Hacer cumplidos es una tontería. Su deber es hacerlo bien.
  • Si le hago cumplidos y le muestro aprecio puede molestarse al pensar que quiero sacar algo de él.
  • Si le hago cumplidos se lo creerá y no seguirá esforzándose.
  • No me lo merezco
  • Si una persona me hace un elogio estoy obligado a devolvérselo

Como todo pensamiento, se puede cambiar; te mostramos su alternativa asertiva (en orden):

  • Los demás no pueden leerme la mente. Un elogio sincero servirá para comunicar lo que pienso y siento
  • Si me siento raro es porque no estoy acostumbrado. Haciéndolos con más frecuencia me acostumbraré.
  • A todos nos gusta que reconozcan lo que hacemos bien y nos muestren su aprecio.
  • La gente no suele enfadarse cuando le hacen elogios sinceros.
  • Al revés, se sentirá mejor y estará más motivado.
  • Quizá sí lo merezco. En todo caso, si el otro lo ve así, tiene derecho a decírmelo y es agradable que lo haga.
  • Es mejor no devolverlo en el mismo momento. Acostumbrarme a hacerlo me ayudará a sentirme bien y a llevarme mejor con los demás.

Como veis es tan importante hacer como saber recibir elogios. Y este conocimiento puede ayudarnos a mejorar nuestra autoestima y la de los demás. Aprovéchalo, puedes aumentar tu felicidad y la de los que te rodean.

 

María del Amor Garcés Santamaría. 

 

 

Psique Sana. Centro de Psicología y Crecimiento Personal

Calle Santiago Apóstol 15, Huelva

685953724

psiquesanahuelva.com

 

Estudié en el Campus del Carmen en la Universidad de Huelva y terminé mis estudios en 2010. Me especialicé ese mismo año en Sexología y Educación Sexual. Hice prácticas desde 2008 hasta 2011 en el Instituto de Salud Vidacer Huelva, y el 2012 decidí abrir mi propia consulta. Desde entonces han pasado muchas personas y muchas vidas por delante de mi. La experiencia con todas esas personas han hecho que me haya formado y siga haciéndolo en diferentes disciplinas: psicología deportiva, yoga, reiki, flores de bach, sicodrama y sicodanza, intervención en emergencia y desastres, etc. Hoy puedo decir que ese vínculo que surgió entre la psicología y yo en 2001 sigue presente y se va haciendo más fuerte cuanto más aprendo y trabajo con personas, etc.